El cuidado del pie diabético

pies-felices

Los pies representan una parte muy importante del cuerpo y como cada una de ellas, merecen cuidados, atención y estar en perfecto estado de salud, aún más en un paciente diabético.

 

Las personas con diabetes no solo deben cuidar su dieta, los niveles de glucosa en la sangre o  hacer ejercicios, también deben cuidar sus pies.  A continuación enumeramos cuatro áreas indispensables que le ayudarán a tener sus pies saludables aún padeciendo la enfermedad.

 

Supervisión e higiene

Una de las afecciones que provoca la diabetes en los pies es la pérdida de sensibilidad, por eso los diabéticos deben revisarse los pies todos los días para verificar que no haya ampollas, úlceras, lesiones, piel seca, hematomas, etc.

 

La manera correcta de hacerlo es revisando cuidadosamente cada una de sus partes: talones, entre los dedos, las plantas, uñas y la piel.  Si no puede hacerlo usted solo, busque ayuda; si encuentra algún problema por mínimo que sea consulte a su médico.

 

La higiene también juega un papel muy importante,  lávese  los pies todos los días con agua tibia que previamente haya verificado a una buena temperatura con las manos o el codo, utilice también un jabón dermatológico o neutro. Séquelos muy bien y aplique un humectante, la crema Diabion es una opción muy confiable porque está diseñada especialmente para personas con diabetes.

 

cuidado-de-los-pies

 

Cuidado de las uñas

Córtese las uñas usted mismo sólo si el médico se lo permite, utilice un corta uñas esterilizado, no corte las esquinas y haga cortes rectos, si tiene una uña encarnada, acuda a su médico para evitar infecciones. De lo contrario límese las uñas una vez por semana en línea recta mientras que visita un profesional que lo haga.

 

cuidadopies12

El calzado

Nunca camine descalzo para evitar lesiones de cualquier tipo, tanto dentro como fuera de la casa debe elegir un calzado cómodo y adecuado.  Antes de ponerse los zapatos  revíselos por dentro y prevenga que sus pies se lastimen con piedras, clavos o asperezas.

 

Cámbiese los zapatos cada cinco horas al día para evitar recargar los puntos de presión, si sus zapatos son nuevos, úselos gradualmente hasta que sus pies se acomoden.  Póngase calcetines o pantimedias de algodón, secas, limpias, sin elástico, sin costuras ni agujeros para proteger sus pies.

zapato_diabetico

 

Otros cuidados

  •         Mantenga controlado su nivel de glucosa.
  •         No utilice lociones antisépticas, callicidas, medicamentos de venta libre, alcohol, agua salada, cuchillas ni objetos cortopunzantes.
  •         Mantenga sus pies a una temperatura equilibrada evitando el frío o el calor excesivo.
  •         Ejercítese diariamente, la caminata es un excelente ejercicio a toda hora del día.
  •         No fume, al hacerlo daña sus vasos sanguíneos y aumenta el riesgo de una amputación.
  •         Estimule la circulación elevando sus piernas periódicamente.
  •         No mantenga las piernas cruzadas ni permanezca de pie por mucho tiempo.

 

¡Sus pies se lo agradecerán!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s